lunes, 2 de julio de 2007

El asadito


Era uno de esos sábados de verano donde el sol está a la temperatura justa y el vientito ayuda para que el calor no sofoque, es decir, un lindo día de verano en Buenos Aires.
Habíamos arreglado ir todos los chicos del grupo de italiano a la casa de Hernán a comer uno de sus memorables asados por el barrio de Saavedra, pero claro yo había quedado en pasar antes por la casa de Laura para charlar un poco con ella y con Ana, su amiga.
Entonces, alrededor de las cinco de la tarde nos encontrábamos las tres damas conversando de, entre otras cosas, muchachos (bien y mal, claro… es casi inevitable que cuando las mujeres hablan de hombres las conversaciones caigan en el maniqueísmo), de rituales budistas, de cultos a demonios que habitan en las minas de Bolivia, y de otras cosas que la memoria no me permite recordar. En plena cháchara nos dimos cuenta que nos teníamos que ir. Hernán nos había citado a las siete para empezar a hacer el asado, las ensaladas, poner la mesa y, además, lo más importante, hacer la picadita previa.
Consultamos nuestras Guías T y salimos, convencidas de que el 71 paraba en la calle Patricias Argentinas.
Cuando llegamos a la parada vimos que un colectivo estaba a punto de irse. Corrimos, nos subimos y nos dispusimos a disfrutar del viaje, sin tener en cuenta un detalle casi superfluo: el 71 no para en Patricias Argentinas…
Con Laura nos sentamos en un par de asientos dobles y Ana lo hizo en uno individual, pero a los cinco minutos de viaje pudo sentarse delante nuestro y, así, proseguir con nuestras charlas… Estábamos tan seguras de ir por el camino correcto…
Cuando promediaban diez minutos de viaje decidimos (aunque estábamos convencidas de habernos tomado el colectivo correcto, éramos consientes de mi poca capacidad de orientación y del despiste natural de Laura) que era conveniente chequear que el recorrido del colectivo se ajustara a las calles de nuestras Guías T…
Y no había caso, intentábamos buscar las coincidencias pero era imposible. El recorrido del 71 no se ajustaba con nuestro colectivo… “Seguro que cambiaron el recorrido y esta guía es vieja” dije mirando mi guía del 2004.
“Pero la mía dice lo mismo y es de este año” dijo Laura mostrándonos la tapa de su Guía T donde sobresalía un enorme 2006 en naranja.
“A ver chicas, denme una de las guías…” dijo Ana un poco cansada de vernos intentar hacer que un círculo encaje en un rectángulo…
Miró la guía con gran solemnidad, buscó el mapita, preguntó “¿Cuál es la calle?” “Manuela Pedraza” dijimos casi a dúo… Volvió a mirar el mapita, miró el boleto del colectivo, después por la ventanilla y dijo, casi como una revelación: “Bueno, nos tomamos otro colectivo, por eso no encuentran las calles… bajémonos acá que por acá todavía pasa el 71”.
Y nos bajamos en Chacarita. El 65 se fue y nosotras nos tomamos el colectivo correcto admiradas de la capacidad de razonamiento y ubicación que tuvo Ana, porque… si las calles por las que transitaba el colectivo no eran las mismas que indicaba la guía ¿por qué empecinarse en hacerlas encajar? Buena pregunta, claro que no tiene una respuesta lógica, o por lo menos la única que pudimos encontrar fue… “Y bueno, somos un poquito despistadas…” para nada convincente.
Casi a las ocho y media llegamos a la casa de Hernán, luego de verlo colocar estratégicamente en forma piramidal los carboncitos para el asado, terminamos cenando a la una de la madrugada ¿cómo? Vaya uno a saber, fue el asado más lento del mundo…
Algo que queda reflejado en esta experiencia es que sí o sí los amigos tienen cosas en común y que el dicho “Dios los cría y el viento los amontona”, a nosotros, nos viene como anillo al dedo.

3 comentarios:

salkix dijo...

aca no se ajusta para nada la famosa y célebre frase "cualquier colectivo las deja bien"...evidentemente el 65 no las acercaba ni a Saavedra ni al asado.
solo era cuestión de estudiar un poquito mas la guiate y de chusmear el numero del colectivo antes de subir... si le gritas "momento choferrrr"...el chofer te espera.

besos!

Ganirivi dijo...

Ay señorita, qué suerte que había alguien con brújula interior en ese grupete...
Y la Guía T es lo más grande que hay..

besooo!

Pamela dijo...

Me dejaste pensando en tu ultima frase... que tenemos en cumun???
Que somos amigas, no lo pongo en duda!!!
No importa, nos ha traido ventajas a la hora de conservar nuestra amistad, no? Y me divierto muuuucho con tus cronicas!!!
Besotesss