domingo, 15 de abril de 2007

Los eucaliptos


Una noche volvía a mi casa después de cuatro horas de Sociedad y Estado y Economía (para mí un tramite después de dos años agotadores de cursada en la UNLP, pero bueno, todo cambio implica riesgos y haberme pasado a la UBA requirió mi paso por el CBC…), había esperado el colectivo, aproximadamente, por veinte minutos, hacía frío y tenía muchas ganas de estar en mi casa, pero me restaba una hora y cuatro de viaje. A las 21:30 hs. logré subirme al 159 L azul en la esquina de Av. Garay y Av. Paseo Colón.
Por suerte el colectivo venía relativamente vacío, gracias a lo que pude sentarme junto a la ventanilla. Saqué mi walkman y me dispuse a disfrutar del viaje, es decir, ver el paisaje, escuchar la musiquita que tenía en ese momento y ver a las personas que subían, permanecían y bajaban del colectivo.
Al estar sentada cerca del fondo podía ver el movimiento de los pasajeros sin preocuparme por ser vista, ideal para mí. Me encontraba en estas tareas cuando vi que subía un chico con visibles síntomas de mamúa, cuya humanidad se desparramó en el primer asiento individual que se encontraba detrás del chofer.
Desde donde estaba yo me pareció que el muchacho se había quedado dormido, nada trascendente.
El viaje iba desarrollándose como de costumbre.
El 159 L azul (el color es necesario ya que existe una L roja que va para otro lado… la línea MOQSA tiene todo fríamente calculado…) debe pasar por las inmediaciones de un barrio de emergencia conocido como “Los eucaliptos”, ya que está rodeado, atravesado, lleno de estos lindos arbolitos.
Mientras estaba doblando veo que el borrachín del primer asiento se levanta (un detalle: tenía un bolso enorme que le colgaba del cuello)… Por mi parte, mientras veía sus movimientos guardaba mis auriculares en el bolso seguro que cansada de escuchar lo que estaba escuchando.
De repente, justo en la esquina de “Los eucaliptos” el borrachín dice: “Todos quietos o los quemo” mientras metía su mano en el bolso en actitud de “tengo un arma, al primero que se mueva lo lleno de agujeritos” (obviamente nunca vimos si tenía un arma o estaba agarrando el mango de un cepillo)
“¡Denme todo lo que tengan! ¡La billetera señora! ¡quiero la guita! ¡A ver vo’!” Era lo que gritaba mientras avanzaba obteniendo el fruto de sus ruegos.
En ese momento yo había sacado el monederito donde había guardado todas las monedas que tanto esfuerzo me había llevado juntar, un monederito muy lindo, y como él quería el dinero (y yo soy muy obediente) estaba intentando sacar todas las monedas, porque el monedero era mío y me gustaba mucho y ¿para qué lo iba a querer él?… Cuando llegó a mi asiento me miró realizando mi labor y me arrancó el monedero de las manos… Quedé dura… las monedas no me importaban, pero ¡el monedero! Era una de esas cosas de las que uno no quiere desprenderse nunca, que tienen un valor particular, y había pasado a manos de un ladrón que se había bajado del colectivo y había empezado a correr por las calles internas de “Los eucaliptos”.
El chofer arrancó y después de dos cuadras donde los comentarios iban desde “Estaba con todo encima” pasando por el nunca y bien ponderado dicho de las personas mayores “ese chico estaba drogado” llegando al “por suerte no tenía los documentos en la billetera”; el chofer frenó el vehículo y nos dijo “¿Quieren ir a la comisaría?” A lo que la mayoría respondió “No”, salvo algún justiciero anónimo que dijo un tímido “Si” que nadie oyó.
Y yo solo podía pensar en mi monedero perdido al que nunca pude suplantar…

7 comentarios:

salkix dijo...

peligroso el recorrido del blanquito por el sur del conurbano, especialmente la L azul...pero recuerdo que frente al hecho delictivo lo que mas te dolio fue la perdida del monedero, al que todavia recordas con mucha nostalgia...
lo cruel de la vida...

besos linda!

Vir dijo...

jaja
qué historia...
(¿qué monedero usás ahora? no me acuerdo)

besos!!

lucas en barcelona dijo...

¿Podríamos hablar de un caso de fetichización del monedero? ¿Una persona se podría calentar, en el único sentido posible, al ver un monedo o tocarlo, según el paso? ¿La identidad podría estar dada por el monedero, [soy por tener un monedero] como la de los pisteros por tener un auto tuneado? Miles de interrogantes...

besos

Colo dijo...

el pueblo qiere mas dosis de historias del transporte publico sureño, que no metropolitano porque todas las historias son exclusivamente sureñas, besos campanita, ¿te acordas q nos conocimos?

Clara O. dijo...

Valerí!
¡Qué tendría ese monedero! Te entiendo porque yo me apego tb mucho a las cosas. Igual, el de ahora es muy lindo y apuesto a que lo compraste en la feria de plaza houssay camino a ecela jajajaja
Un besote!

aleli dijo...

vale, ahora entiendo lo del monedero... si me decis como era yo te consigo uno igualito... si, ya sé, no es el mismo, pero podemos hacer como si, y volvemos el tiempo atrás y todas esas cosas que se pueden hacer con solo recuperar un objeto... si lo encuentro en la web te mando el cuento de Silvina Ocampo los objetos, que es ideal

lucas en barcelona dijo...

Actualizanos el blocccc.. por favor!!!